M. R. García- Trujillo y J. L. González de Rivera

Resumen

La introducción de estados alterados de conciencia por procedimientos psicológicos de concentración o meditación se acompaña de cambios fisiológicos generales, con pequeñas diferencias entre los diferentes métodos. Los fenómenos más habituales durante el estado de relajación son: disminución del tono muscular, respiración más lenta, profunda y rítmica, enlentecimiento y mayor regularidad del ritmo cardíaco, aumento de la resistencia epitelial galvánica y disminución del número de respuestas espontáneas no específicas. El EEG muestra aumento de la coherencia interhemisférica, con mayor difusión y persistencia de ritmo alfa. El consumo de oxígeno y la eliminación de CO2 disminuye, así como la diferencia en pCO2 entre la sangre arterial y la venosa. Aumenta la secreción de Inmunoglobulina IgA en la saliva. Hay ligera disminución del TSH y de la prolactina, y muy marcado aumento de secreción de argininavasopresina.

Introducción

Los ejercicios de Meditación y Relajación profunda han sido objeto de estudio desde hace largo tiempo. Este ejercicio comportamental especial, que se repite de forma simultánea en cada cultura y tiempo, produce modificaciones fisiológicas que dejan constancia de una participación absoluta de mecanismos corporales ante el uso de ejercicios de concentración pasiva. El cómo este proceso se desvía de mecanismos puramente sugestivos o hipnóticos o bien cómo los procesos hipnóticos o sugestivos pueden llegar a producir reacciones de tipo somático y la diferenciación que podría llegar a hacerse o bien la determinación de orígenes conjuntos, es algo que no está aún aclarado.

No obstante la recopilación de algunas de los resultados que sobre el terreno de la fisiología se pueden constatar como consecuencia del uso de estos ejercicios, parece demostrar el hecho de que la implicación orgánica es muy importante y que destaca la presencia de un estado metabólico diferente junto a otros cambios. Estos van a ser revisados a lo largo de éste trabajo de una forma reducida. Los cambios que se refieren a la fisiología tales como variaciones en el ritmo cardíaco, consumo de 02 eliminación de C02, conductividad epitelial galvánica, tono muscular, ritmo cerebral, tasa de lactato en sangre, etc., han sido determinados en gran medida.

La Meditación parece producir un estado de relajación, con las manifestaciones fisiológicas de dicho estado junto a un estado de estimulación psíquica. El modelo de respuesta fisiológica a la meditación, difiere del sueño y de la hipnosis y aparece como opuesto al procurado por la cólera o el miedo. Técnicamente parece suscitar un estado opuesto al de la defensa-alerta descrito por Cannon cuando analiza el estado fisiológico correspondiente a la reacción huir-combatir (Benson, 1974). Este estado de relajación constatable, unido a un estado de atención mantenida y dirigida por el que realiza el ejercicio, es lo que tienen en común los ejercicios de meditación de diferentes orígenes y escuelas.

Si deseas seguir leyendo el documento completo puedes descargarlo en pdf desde aquí: PDF

Anuncios